viernes, 17 de marzo de 2017

Poema Alfrediano: Parte XXXVII

Pedo y científico quedaron paralizados,
y en instantes fueron rodeados.

A pesar de la enorme envergadura
que el disfraz el científico alcanzaba,
derribaron contra el suelo sus cinco metros de altura.

<<¡Soltadme, seres despreciables!
¡Soy vuestro dios! ¡No podéis hacerme esto!
¡Os ejecutaré como ratas miserables!>>

El científico estaba más enfadado que asustado.
Una cucaracha al final de la sala le habló,
con una tono de voz firme pero calmado:

<<EL ÚNICO DESPRECIABLE AQUÍ ES SU MAJESTAD.
AHORA QUE LA REVUELTA HA TRIUNFADO,
NO TOLERARÉ OTRO REINADO DE ATROCIDAD>>.

Alfredo reconoció a la cucaracha que esto decía.
 <<¡Grugnig! ¡Creí que nunca más te vería!>>

<<AÚN NO ESTABA EN PAZ CONTIGO.
NI CREO QUE JAMÁS LO ESTÉ,
NI YO NI MI ESPECIE, AMIGO.

<<LA REVOLUCIÓN ENTRE NUESTRAS GALERÍAS HA COMENZADO.
LA HE DIRIGIDO YO PERSONALMENTE, Y ESTÁ SIENDO UN ÉXITO.
PERO ADEMÁS, A TODAS ELLAS LA VERDAD LES HE CONTADO.

<<AL PRINCIPIO CREÍ QUE ME IBAN A EJECUTAR,
PERO TODAS ME PERDONARON POR MIS ACTOS.
EL HECHO DE QUE HAYA TENIDO VALOR PARA CONFESAR,

<<Y DE HABER AYUDADO A NUESTRA ESPECIE A RECTIFICAR,
HA CAUSADO ADMIRACIÓN ENTRE LAS MÍAS,
A PESAR DE LAS MUCHAS AMIGAS QUE HE VISTO ASESINAR.

<<POR ESO, AHORA SERÉ LA ENCARGADA DE GOBERNAR.
VIVIREMOS DE FORMA MUCHO MÁS CIVILIZADA,
¡NO IMAGINAS LO LEJOS QUE PODEMOS LLEGAR!

<<PERO SIN TÍ ESTO NO HABRÍA ESTALLADO.
LOS ASESINATOS SEGUIRÍAN,
Y ESTE MUNDO PERMANECERÍA CONDENADO.

<<TODAS LAS CUCARACHAS SABEN TU CUAL HA SIDO TU PAPEL.
CUANDO ACABE LA REVOLUCIÓN ENTRE LAS NUESTRAS,
TODAS TE ADORARAN COMO SU NUEVO DIOS EN TROPEL.

<<PERO ESO NO PODRÁ OCURRIR...
LOS DOS SABEMOS QUE TE QUIERES IR...>>

Grugnig agachó la cabeza, entristecido.
Cada vez sentía más afecto por ese pedo,
y la despedida era lo último que hubiese querido.

Alfredo realmente quería irse,
ya que de los primeros humanos
acababa de acordarse.

Pero por otra parte, despedirse de aquellas criaturas,
e irse de esa galería cada vez menos infernal,
le parecía un triste e incompleto final
llegados a estas alturas.

<<Grugnig, creo que serás el mejor
dirigiendo a tu especie por el buen camino.
Tienes mi total favor.

<<Pero antes de partir,
dos cosas te debo pedir.>>

<<TODAS LAS QUE QUIERAS, GRAN PEDO.>>
<<Primero: ahora que sabéis que todas las profecías eran falsas,
probablemente esto os importe in bledo...

<<Pero no subáis al mundo exterior.
No solo lo pido como un favor,

<<es más bien una recomendación.
Ahí arriba viven humanos...
y quien sabe, al veros, cual sería su reacción.

<<No son criaturas perversas, en general...
digamos que ninguno comparte la misma moral.

<<Si os viesen os tomarían por seres malvados.
Iniciarían una guerra, y esta vez de verdad.
No quiero que nadie sea asesinado...>>

Al contrario de lo que el pedo imaginó,
Grugnig a buenas se lo tomó:

<<NO HABRÁ NINGUN PROBLEMA AL RESPECTO.
PARA SER SINCEROS, ESTE MUNDO
ES NUESTRO HÁBITAT PERFECTO.

<<TAN SOLO QUERIAMOS SUBIR POR VENGANZA,
PARA INICIAR UNA GUERRA ABSURDA,
SOSTENIDA SOBRE UNA FALSA MATANZA.>>

<<El segundo favor que debo pedir...
es que a ningun humano debéis herir.

<<Aunque anteriormente hicieron la superficie trizas,
no tienen por qué ser una amenaza para nadie.
Es una especie excepcional, capaz de resurgir de sus cenizas.

<<Yo personalmente velaré por los seres humanos
Sé que no cometerán los mismos errores,
y también que mis esfuerzos no serán vanos.

<<Sé que después de ver a este ''rey'' impostor,
 la sola mención de su especie os inspirará terror...

<<Pero él es solo una excepción.
Su odio hacia los suyos y hacia toda forma de vida,
son la causa de su crueldad y enajenación.>>

Con todo, Grugnig aceptó su argumentación:
<<ME VEO OBLIGADO A CREERTE, GRAN PEDO.
LA VIOLENCIA NO DEVOLVERÁ A NADIE DE SU DEFUNCIÓN.

<<AÚN ASÍ, ESTE HUMANO HA SIDO MALVADO,
Y SI LE DEJAMOS IR PODRÍA SER UN PELIGRO.
POR ELLO, SE QUEDARÁ AQUÍ PARA SIEMPRE, ENCARCELADO.>>

Alfredo se quedó satisfecho.
El científico, aunque aún aturdido
y contrahecho,

protestó con toda su energía,
e intentó zafarse de las cucarachas,
pero la fuerza de estas se lo impedía.

<<LLEVAOS A ESTE DELINCUENTE,
Y ENCERRADLO EN LAS PROFUNDIDADES,
ASILADO DE TODA CUCARACHA DECENTE.>>

El científico, arrastrado,
se fue, junto con las cucarachas
que allí habían entrado.

Antes de cerrarse la puerta principal,
escuchó aún la voz del anciano,
clamando un augurio fatal:

<<Esta vez no ha podido ser, Alfredo,
¡pero llegará el día en el que seas mío!
¡Los humanos se evaporarán como gotas de rocío!
¡Y lo mejor es que tu mismo lo harás, asqueroso pedo!>>

Un mar de carcajadas histéricas inundó el pasadizo,
distorsionadas por el eco, y cada vez más lejanas,
mientras se llevaban a ese personaje enfermizo.

Alfredo ignoró como pudo aquella voz demente.
Ahora estaban solos en la sala Grugnig y Alfredo:
<<NO TE PREOCUPES, CON ÉL SERÉ CLEMENTE.

<<EN CUANTO A TÍ, CREO QUE YA ES HORA DE PARTIR.
HA SIDO UNA GRAN EXPERIENCIA PARA LOS DOS...
A PESAR DE QUE TANTAS CRIATURAS HAYAS VISTO MORIR...>>

Alfredo escuchó un débil ruido sobre su cabeza.
Sabía que era la trampilla de salida,
abierta por un mecanismo con gran delicadeza.
Era la hora de la despedida.

<<Cucarachas, Grugnig, siempre os recordaré.
Sois un ejemplo de que todos podemos cambiar a mejor.
Cuando la humanidad renazca, ese pensamiento siempre tendré.>>

Ambos sabían que no había que forzar más esta despedida.
Tras mirar aquella sala tétrica a su alrededor,
sonrió feliz de haber salvado a aquella especie de perpetuar el horror.
Atravesó entonces la rejilla de salida.

Aquel tunel vertical, terroso,
que la primera vez que bajó,
le condujo a un reino horroroso,

ahora le sacaba de un lugar lleno de esperanza,
exento desde ese momento de la crueldad y la matanza.

Recorrió este acceso a su verdadero hogar.
El mundo exterior, que ahora echaba tanto a faltar.

Tras un rato de recorrido,
la luz del exterior ya había percibido.

Y breves momentosmás adelante,
Alfredo lo terminó alcanzando.
El paisaje, de bello que era le resultó intimidante.

Era una preciosa mañana soleada.
Los rayos de sol acariciaban la hierba
que rodeaba la llana e inmensa explanada.

Alfredo llevaba meses sin ver el gran astro brillar.
Sintió necesidad, ante tal belleza y encuentro exterior,
de ponerse inevitablemente a llorar.

Después del shock inicial,
flotó en derredor con alegría,
hasta que al final,

se tumbó en el suelo agotado.
La noche llegaba ahora,
pues el resto del día fugaz había pasado.

Se tumbó encima de unos pequeños matojos,
que el tiempo había secado
hasta convertir en insignificantes despojos.

Un agarrotamiento recorrió lo más profundo de su alma.
Los ojos cada vez más se entrecerraban,
y finalmente se dejó llevar por el ambiente de calma.

Así acabo totalmente dormido,
por una suave brisa nocturna mecido,

al igual que cuando el planeta salvó,
feliz por el deber cumplido,
durante largo tiempo roncó.

(Seguro que hay quien cree que esto
es casi el final del poema, ¿no? Alfredo
salva a los bichos malos, y seguramente
de un modo mágico ya cumplirá su sueño
de ser humano. 3 o 4 partes más y ''se finí''.
A esa gente, solo me gustaria decirle lo siguiente:
el poema ni siquiera ha comenzado aún.
Próximamente la esperada (?) parte XXXVIII)



No hay comentarios:

Publicar un comentario